AGC asesina a líder comunitario de Curbaradó, Oswaldo Rojas

Ayer,  sábado 10 de octubre, a las 3:00 p.m. Oswaldo Rojas fue asesinado por AGC el adulto mayor y líder comunitario sobre la vía que comunica el caserío de Llano Rico a Cetino, en la vía que conduce a Brisas de Curbaradó, territorio Colectivo de Curbaradó.

Los motorizados sacaron una hora antes por la fuerza a Oswaldo del lugar donde trabajaba. En el lugar donde fue asesinado, cerca de una plantación de Teka, en dónde existió una base militar, los armados vestidos de civil lo tuvieron amarrado de manos por varios minutos. Hacia las 3:00 p.m. se escucharon unos disparos.

Allí los paramilitares dejaron tirado el cuerpo sin vida de Oswaldo, y se subieron en sus motocicletas en las que suelen movilizarse más de treinta de los paramilitares de las AGC.

Sus familiares llegaron de la comunidad de Gengado Medio, en donde habitaba Oswaldo, quiénes inútilmente esperaron el levantamiento legal de Oswaldo. Dado que ninguna autoridad se hizo presente, el cuerpo sin vida de Oswaldo fue llevado por sus familiares hasta el municipio de Mutatá.

Oswaldo era un reconocido líder local de la comunidad de Gengado Medio en el Territorio Colectivo de Curbaradó.

Semanas atrás en una reunión obligatoria, so pena de tener que salir del territorio, las comunidades fueron citadas por mandos paramilitares de las AGC. En la reunión las AGC expresaron que no iban a matar a nadie, pero líder del que se tuviera sospecha de haber tenido relación con las FARC y no trabajara con ellos “quedará bajo tierra”. 

Oswaldo por segunda ocasión en el mes de abril fue despojado de su tierra cuando fueron intervenidas 60 hectáreas de su propiedad por terceros que tienen intereses en consolidar un agronegocio. De acuerdo con algunas versiones, esa ocupación fue legitimada por dos integrantes de la junta del Consejo Comunitario, uno de ellos, públicamente conocido por sus relaciones de alto nivel con integrantes del partido Centro Democrático.

Hace pocos minutos se conoció que la casa de habitación y la propiedad que aún protegía ante abusos empresariales fue saqueada, entre ellas, se produjo un hurto de sus cabezas de ganado, frutales, insumos agrícolas, utensilios de cocina y demás.

La falta de garantías del derecho a la vida continúa sin que el gobierno nacional de una respuesta integral a los líderes y lideresas para que ejerzan su labor en el bajo Atrato.

En el bajo Atrato hay un Estado de Hecho que es el rostro de la paz con legalidad del gobierno Duque.

El control completo de las AGC en el bajo Atrato se consolidó desde noviembre de 2016 sin ninguna acción eficaz e integral del Estado, en un territorio, además que está cobijado con los Planes de Desarrollo Territorial, PDTs.

Las operaciones de las AGC se realizan en medio de la presencia de unidades militares de un batallón Selva y la Policía Nacional en Pavarandó y Mutatá. 

La unidad de Desmonte de grupos herederos del paramilitarismo desde los asesinatos de los líderes sociales y ambientales Mario Castaño y Hernán Bedoya, no ha realizado investigación alguna eficaz.

Bogotá D.C., 11 de octubre de 2020

Comisión Intereclesial de Justicia y Paz.

Leave a Reply