CIDH y las Oficinas de ONU Derechos Humanos expresan su preocupación por la situación de personas defensoras de derechos  humanos en el primer cuatrimestre del año 

Bogotá / Ciudad de Guatemala / Ciudad de México / Ciudad de Panamá / Santiago de Chile/ Tegucigalpa / Washington, D.C. (30 de mayo de 2019) – En el marco del Mecanismo de Acciones Conjuntas para contribuir a  la protección de personas defensoras de derechos humanos en las Américas, la Comisión Interamericana de  Derechos Humanos (CIDH) y las Oficinas del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos  Humanos (ONU Derechos Humanos) expresan su preocupación por la continuidad de actos de violencia e  intimidación que han enfrentado quienes defienden los derechos humanos en las Américas en los primeros  cuatro meses del año.

La CIDH y las Oficinas del Alto Comisionado advierten que la región americana continúa siendo una de las más peligrosas para ejercer la labor de defensa de derechos humanos en el mundo. Varios países del continente  lideran las cifras mundiales de asesinatos de personas defensoras de derechos humanos, quienes además  enfrentan amenazas, ataques, hostigamientos, actos de intimidación, campañas de estigmatización y  desprestigio así como procesos de criminalización por su legítima labor de defensa. Entre las personas  defensoras de derechos humanos y líderes sociales que han sido asesinados se encuentran beneficiarias de  medidas cautelares otorgadas por la CIDH y personas que recibían protección por parte de autoridades nacionales.

La CIDH y la ONU Derechos Humanos advierten con preocupación que Colombia se mantiene como uno de los países con más asesinatos de personas defensoras de derechos humanos y líderes sociales registrados en el  continente. Entre el 1 de enero y el 30 de abril, la ONU Derechos Humanos recibió 51 quejas sobre asesinatos  de defensores y defensoras de derechos humanos en el país, de los cuales al menos 21 han sido verificados por  ONU Derechos Humanos como asesinatos de defensoras y defensores de derechos humanos (3 mujeres y 18  hombres).

El mes de enero de 2019 estuvo marcado por varios ataques y asesinatos de personas que defienden los derechos de las víctimas del conflicto armado interno. Por ejemplo, en enero de 2019 se registró el asesinato  de Maritza Quiroz Leiva, reclamante de tierras y lideresa de mujeres afrodescendientes víctimas de  desplazamiento en Santa Marta, Colombia, a causa de disparos que le habrían propinado hombres  desconocidos. El 11 de enero, la Sra. Alfamir Castillo Bermúdez, una defensora y madre de una víctima de una ejecución extrajudicial, fue atacada en el Valle del Cauca, también en Colombia, cuando varios disparos  impactaron el vehículo en el cual se movilizaba. El día siguiente, el 12 de enero, se desarrolló un intento de  allanamiento en la oficina de Bogotá de la Fundación Erika Nydia Bautista (ONG). Tanto la Sra. Alfamir como la Fundación, acompañan y apoyan a víctimas, en casos de graves violaciones de los derechos humanos,  incluyendo ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas. Por otra parte, la ONU Derechos Humanos sigue observando que el grupo de defensores y defensoras comunitarias y comunales continúan siendo el grupo  de defensores en más alto riesgo en Colombia y representan la mayoría de las víctimas mortales, hasta la fecha.

Asimismo, se registraron otras situaciones de ataques y asesinatos en otras partes del país. Cabe resaltar que el 4 de abril, la CIDH y la ONU Derechos Humanos en Colombia hicieron un llamado conjunto en el marco de la MINGA señalando la importancia del diálogo para la atención a las demandas sociales como única salida que contiene la violencia. Asimismo, destacaron que el enfoque de derechos humanos siempre allana el camino  hacia el fortalecimiento de las democracias y el Estado de Derecho.

[scribd id=412032928 key=key-LxFRUQWl6uilN8QO18eQ mode=scroll]