Rapto y amenaza de muerte a defensor de DDHH DE JUSTICIA Y PAZ

Hoy, miércoles a las 3:00 p.m. en el terminal de transporte de Chigorodó el defensor de derechos humanos de nuestra Comisión de Justicia y Paz, YIMMI ARMANDO JANSASOY MUÑOZ fue raptado por civiles armados en una actuación de tipo paramilitar, quienes lo obligaron a subirse a una camioneta Toyota Hillux doble cabina de color gris con vidrios polarizados. Minutos antes de este hecho ABILIO PEÑA y DANILO RUEDA defensores de derechos humanos de nuestra Comisión de Justicia y Paz, habían abandonado el terminal en el que se encontraban con YIMMI.


A la luz se levanta el asesino; para matar al pobre y al necesitado,

y de noche ronda como un ladrón” job 24, 14

I. RESUMEN

Hoy, miércoles a las 3:00 p.m. en el terminal de transporte de Chigorodó el defensor de derechos humanos de nuestra Comisión de Justicia y Paz, YIMMI ARMANDO JANSASOY MUÑOZ fue raptado por civiles armados en una actuación de tipo paramilitar, quienes lo obligaron a subirse a una camioneta Toyota Hillux doble cabina de color gris con vidrios polarizados. Minutos antes de este hecho ABILIO PEÑA y DANILO RUEDA defensores de derechos humanos de nuestra Comisión de Justicia y Paz, habían abandonado el terminal en el que se encontraban con YIMMI.

Una hora y cuarto después fue dejado en libertad, luego de ser amenazado él y su familia de muerte de no entregar información sobre las direcciones y nombres de los familiares de los defensores de derechos humanos de nuestra Comisión de Justicia y Paz, que se encontraban en la Zona Humanitaria de Andalucía Caño Claro.

YIMMI fue tendido en el interior de la camioneta, sus pertenencias requisadas, fotografiado su rostro y su documento de identidad por ambas caras. Los 4 hombres que participaron en el operativo no se identificaron pero recibían instrucciones permanentes a través de una comunicación celular.

Se ha hecho evidente la ausencia de garantía para la defensa y promoción de los derechos humanos en el bajo Atrato, en el Curvaradó. Las amenazas y operaciones de tipo paramilitar bajo el nombre de “Águilas Negras” han combinado las presiones psicológicas a las acciones sobre la integridad física. Detrás de estas actuaciones contra los integrantes de la Comisión de Justicia y Paz se ocultan los beneficiarios empresariales del paramilitarismo, cuando no los mismos paramilitares empresarios y lavadores de activos del tráfico de droga, que ocultan sus actuaciones criminales bajo el rostro del progreso con los agronegocios de la palma aceitera, la ganadería extensiva y la deforestación intensiva.

Nada de esto sucedería de existir una política eficaz y coherente de seguridad; si las investigaciones en el proceso penal 3856 que se sigue a empresarios palmeros y ganaderos fueran eficaces, prontas y oportunas, y si se hubiera restituido materialmente la propiedad a los afrocolombianos, Tierra despojada violentamente a los afrocolombianos y mestizos por operaciones consentidas por la Brigada 17, la Policía de Urabá y convertida en una selva verde.

II. SOLICITUDES

Al Vicepresidente FRANCISCO SANTOS

Adoptar medidas eficaces, concretas, medibles y evaluables tendientes a propiciar la restitución de la propiedad de la tierra colectiva ocupada de mala fe por empresarios beneficiarios del paramilitarismo.

Adoptar medidas concretas frente a las operaciones de tipo paramilitar de las “Águilas Negras” en Barranquillita, Nuevo Oriente, Cerro El Cuchillo, Mutatá, Brisas de Curvaradó, Llano Rico, Belén de Bajirá, Finca No te Pases y Tierradentro.

Desarrollar una estrategia integral preventiva que involucre al Ministerio de Ambiente, la intervención sobre las corporaciones ambientales Codechocó y CorpoUrabá a fin de evitar la ampliación de la siembra de palma, la extensión ganadera y la deforestación intensiva

Dar cumplimiento a las Medidas Cautelares de los defensores y defensoras de derechos humanos de nuestra Comisión de Justicia y Paz, y garantizar el derecho a la asistencia humanitaria y la protección de organismos internacionales de observación

Enviar sus comunicaciones a:

[email protected] [email protected] [email protected]

Al Fiscal General de la Nación, MARIO IGUARAN ARANA

Tomar decisiones de fondo dentro del proceso 3856 a fin de posibilitar el acceso a la verdad, a la justicia y la protección del derecho a la tierra de los afrocolombianos

Enviar sus comunicaciones a:

[email protected] [email protected]

III. DETALLES

Miércoles 3 de septiembre a las 3:00 p.m. aproximadamente, saliendo del Terminal de Chigorodó, YIMMI JANSASOY defensor de derechos humanos de Justicia y Paz, fue abordado por dos hombres vestidos de civil, con gafas negras, uno de ellos de tez blanca y con barba y otro trigueño con cachucha azul, quien portaba un arma corta. Minutos antes de este hecho ABILIO PEÑA y DANILO RUEDA defensores de derechos humanos de nuestra Comisión de Justicia y Paz, habían abandonado el terminal en el que se encontraban con YIMMI

YIMMI fue encañonado y obligado a subirse a la camioneta gris, marca Toyota Hillux, 4 puertas con vidrios polarizados. En el automotor fue obligado a recostarse boca abajo en la mitad del asiento trasero.

La camioneta conducida por un hombre de piel negra y con gafas oscuras quien expresó: “está lista la vuelta”, se dirigió por la carretera principal que conduce de Chigorodó a Mutatá.

Unos cinco minutos después, subió a la silla delantera de la camioneta un hombre con gafas oscuras, de tez trigueña y con una ruana de tela, cubriéndose el rostro. Este hombre de acento antioqueño le expresó, mientras el automotor continuaba su marcha: “tranquilícese, si colabora no le va a pasar nada”. Le quitó los celulares que portaba YIMMI, revisó los números de la memoria de estos y los apagó.

Luego le requisó el morral que llevaba YIMMI y llamó por un celular diciendo: “solo tiene una Biblia, un cuaderno y sus cosas personales”, después pregunta “¿usted quién es?, ¿en dónde trabaja?” Pero el conductor indicó: “él es de los de Justicia y Paz, yo lo he visto en Llano Rico, con la trigueña” -refiriéndose a ELIZABETH GOMEZ, defensora de derechos humanos con la que él viernes pasado realizaron un taller sobre Zonas de Biodiversidad en ese caserío de Curvaradó-. Luego el de acento antioqueño tomó el documento de identidad y expresó: “Ah este, es del Cauca. H.P”.

Del otro lado de la línea del celular, preguntó “a quién cogieron: ¿es al negro? (refiriéndose al defensor de derechos humanos EDUARD MINA. Respondió el del poncho: “no”. Preguntó nuevamente “¿es el mechudo?” – refiriéndose a FABIO ARIZA, respondió: “No, Es un trigueño, medio alto de pelo corto”. Afirmó el otro: “Ah listo ese es de los mismos, dígale lo que usted ya sabe”. Y terminó la llamada.

El carro continuó su recorrido varios minutos después. Luego se detuvo en un paraje de la carretera.

El de acento antioqueño tomó la palabra, y dijo: “déme los nombres exactos de todos los que están en la zona y las direcciones de donde viven y de sus familias”. YIMMI dice que no sabe. Varias veces le insistió que le diera los nombres, y lo insultó expresando: “H.P diga los nombres, dénos la información de las familias”

Minutos antes le tomaron 4 fotografías al rostro de YIMMI, le voltearon a la fuerza el rostro y le expresaron: “cuádrese H.P. para que posé”. Luego le tomaron fotos a la cédula de ciudadanía por lado y lado.

Minutos después de tanto insistir indicó. “Cómo usted dice que no sabe nada le damos hasta el domingo”, mientras uno de ellos le colocó la rodilla en la espalda. Le dijeron a YIMMI “usted está muy asustado” y se reían. Agregó: “Relájese, parcero, váyase a la Zona Humanitaria, tome los datos, no vaya a decir nada a sus compañeros, entre tranquilo al lugar, hace el trabajo y no va a pasar nada” (…). Si usted no hace el trabajo, usted ya sabe lo que le va pasar a usted y su familia. H.P (…) El domingo a las 10 a.m. lo esperamos en el parque de Belén de Bajirá, y de una vez saque sus cosas para que se vaya ese mismo día. Si usted no cumple ya sabe lo que le va a pasar a usted y su familia, ya tenemos todos sus datos.

Terminada la presión sobre YIMMI la camioneta se regresó hacia Chigorodó. A las 4:10 de la tarde aproximadamente YIMMI fue bajado del carro en la entrada de Chigorodó, sus captores le advirtieron: “no mire para atrás, o lo quebramos” después de 3 minutos de caminar, YIMMI se comunicó desde una cabina telefónica con nuestra Comisión de Justicia y Paz. Debido a este acto de detención ilegal, intimidación, presión psicológica y amenaza, YIMMI se vio obligado a abandonar la región.

Bogotá, D.C. septiembre 3 de 2008

Comisión Intereclesial de Justicia y Paz