Operación “Génesis”, Tortura y Ejecución Extrajudicial de MARINO LOPEZ MENA

Desplazamiento Forzado de Comunidades del Bajo Atrato Chocoano
Memoria y Justicia
Por el Territorio y por la Vida.

Han pasado 12 años del inicio de la “Operación Génesis” en el bajo Atrato chocoano. 12 años de la tortura y ejecución extrajudicial del afrodescendiente MARINO LOPEZ MENA. 12 años de resistencia y afirmación de derechos de hombres y mujeres afrodescendientes, quienes tercamente afirman la verdad que se ha pretendido tergiversar desde la Brigada 17.


Marino-Lopez.jpg

El 4 de septiembre del año anterior, un nuevo intento de justicia se realizó al ser capturado por el CTI de la Fiscalía, el General ® RITO ALEJO DEL RIO ROJAS. La Fiscalía General profirió resolución acusatoria en contra del General, por su presunta responsabilidad en el delito de “homicidio agravado en calidad de autor mediato en estructuras organizadas de poder”. La determinación fue adoptada por un fiscal de la Unidad Nacional de Derechos Humanos y DIH, que investiga el crimen del afrodescendiente MARINO LOPEZ MENA, cometido el 27 de febrero de 1997 en el poblado Bijao en jurisdicción del municipio de Riosucio (Chocó), donde incursionaron miembros del grupo paramilitar del Bloque “Elmer Cárdenas”, mientras que el General era comandante de la XVII Brigada del Ejército con sede en Carepa (Urabá antioqueño).

En su acusación, el Fiscal concluyó que para el momento en que fue asesinado MARINO LOPEZ MENA, existió un proyecto común entre grupos paramilitares y el ejército Nacional. Sustenta sus afirmaciones y la decisión de llamar a juicio al ex militar en varias declaraciones de jefes paramilitares que dan cuenta de la estrecha relación existente entre estos y aquel. Jefes paramilitares como SALVATORE MANCUSO, EVER VELOZA, alias H. H, CARLOS GARCIA alias Doble “Cero” CARLOS CASTAÑO y indicaron que, entre este ultimo y el general, existió una amistad personal y que del Río colaboró activamente en la consolidación del paramilitarismo en Urabá.

La Fiscalía sostiene que el General Rito Alejo realizó acciones positivas como reuniones con jefes paramilitares y trasporte de tropas legales e ilegales en los helicópteros de la Brigada bajo su comandancia. También facilitó, con su omisión, la realización del homicidio; sus tropos no hicieron presencia en el lugar y la falta de actividad para repeler y enfrentar a los paramilitares de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá y del Bloque Elmer Cárdenas facilitaron la consumación del crimen del campesino afrodescendiente. La Fiscalía reconoce, además, que el homicidio de MARINO es un crimen de Lesa Humanidad, una ofensa para toda la humanidad, que tiene estrecha relación con el desplazamiento forzado al que se vieron sometidos miles de afrodescendientes en el bajo Atrato.

A pesar del intento de la Fiscalía, paradójicamente la Procuraduría apeló la decisión. El 22 de Enero del presente año, LUZ MARINA AVILA SOTOMONTE, actuando en calidad de agente del Ministerio público apeló la Acusación realizada por la Fiscalía. Hasta ese momento su actuación había sido absolutamente pasiva, nunca solicitó pruebas y tampoco presentó memorial alguno en procura de develar la verdad sobre lo ocurrido.

Para tener mayor detalle sobre lo que procura la Procuraduría con esta decisión escalofriante y vergonzosa, ver http://www.justiciaypazcolombia.com/Que-Procura-la-Procuraduria?decoupe_recherche=rito%20alejo

Mientras continúa este nuevo intento de la justicia colombiana, la humanidad que se duele con este tipo de crímenes estará atenta a los resultados, que con la actitud de la Procuraduría ya se dan pistas hacia dónde se presionará desde la defensa del General a que lleguen. Por ello, mientras se logra justicia, la memoria permanece en la familia y en la comunidad de MARINO. La resistencia a la impunidad se expresa en el Sin Olvido de lo ocurrido hace ya 12 años:

DEL GÉNESIS DE LA DESTRUCCIÓN HUMANA Y AMBIENTAL EN CACARICA.
En la madrugada del 24 de febrero de 1.997 se dio inicio a la llamada operación 004 “Génesis” de la Brigada 17 del ejército, con el pretexto de ser una acción contra el Frente 57 de las FARC EP. Uno de los sobrevivientes relató su testimonio, al presenciar con demás miembros de su comunidad el asesinato de MARINO:

“Nuevamente los bombardeos. El 27 de febrero estando allá en Bijao, llega un grupo de paramilitares y un militar, a eso de las 9:00 de la mañana, MARINO LOPEZ, me dice estoy con miedo, no se si salir a Turbo. Los paramiltares y también militares rodearon todo el caserío, la gente ya había salido unos más arriba, otros a La Tapa. Nos juntaron a todos, nos amenazaron. A MARINO lo obligaron a bajar unos cocos, él como entre el miedo, y nosotros diciéndoles, “ya nos vamos”. MARINO les decía, si fueron tres días los que nos dieron”, y dijo uno “ustedes se van hoy”. Dos de los doce militares tomaron a MARINO, y luego de entregarles los cocos, él se puso sus botas y su camisa, y les pidió sus documento de identidad. Uno de ellos dice: “ahora si quiere el documento de identidad, guerrillero”. Reclámelos a su madre, y vuelven a acusarlo de guerrillero. Y les dice: “ustedes saben que yo no soy”. Lo insultan, lo golpean. Uno de los criminales coge un macheta y lo corta en el cuerpo, MARINO intenta huir, se arroja al río, pero los paramilitares, lo amenazan, “si huye, le va peor”. MARINO regresa, extiende su brazo izquierdo para salir del agua. Uno de los paramilitares le mocha la cabeza con la macheta. Luego le cortan los brazos en dos, las dos piernas a la altura de las rodillas. Y empiezan a jugar fútbol con su cabeza. Todas y todos lo vimos. Ya no había nada más que decir, qué hablar. Todo estaba dicho. Endiablados, sin ninguna fe, ninguna moral. Todo gris, el alma, el cielo, la tierra. Todo se hizo silencio. Todo fue terror. El bombardeo del cuerpo, el bombardeo del alma. La muerte se hizo un juego”.

Desde ese tiempo hasta hoy 86 víctimas de asesinatos, de desapariciones y de tortura.

La operación de esos días fue comandada por el General ® RITO ALEJO DEL RIO ROJAS, quién resultó precluido –absuelto de responsabilidad penal– de sistemáticas violaciones de derechos humanos y crímenes de Lesa Humanidad. De su responsabilidad en esta actuación militar en 1997, en marzo de 2004 es absuelto por el Fiscal General de la Nación LUIS CAMILO OSORIO.

10 años de absoluta impunidad. Las declaraciones de los testigos, extraviadas. Los responsables en plena libertad por las calles, por los ríos, en las sedes polìticas, los que participaron en la estrategia militar encubierta gozan de los privilegios de la Ley 975/05 llamada “Para la Justicia y Para la Paz”.

Todos gozan, mientras exportan las ganancias bananeras, mientras invierten en tierras usurpadas. Gozan de la impunidad jurídica, de la impunidad social, de las impunidades religiosas, de la impunidad política. Los victimarios gozando de visibilidad en medios de información. Las víctimas judicializadas y sometidas a una presión militar inusitada de nueva destrucción de sus mentes, de sus cuerpos, de sus almas.

10 años de absoluta impunidad, en los que el Estado colombiano ha afirmado que la Operación Génesis fue una operación militar que siguió una orden legal de la comandancia de la Brigada 17 para atacar a guerrilleros de la región y liberar secuestrados.

10 años de absoluta impunidad, en los que el Estado colombiano ha negado el derecho al esclarecimiento de la verdad, desconociendo la responsabilidad en el desplazamiento forzado, negando las torturas, los asesinatos y desapariciones, tergiversando la realidad, adjudicándole la responsabilidad de los hechos a la guerrilla.

10 años de absoluta impunidad, en los que el Estado colombiano ha desconocido las normas y tratados internacionales, los principios rectores de los desplazados internos de la ONU, la declaración interamericana de derechos humanos, la Convención contra la Tortura y otros tratos crueles e inhumanos. Desconociendo el derecho a la justicia, imponiendo la impunidad, absolviendo a militares, privilegiando a paramilitares, favoreciendo a los beneficiarios de estos crímenes.

10 años de absoluta impunidad, en los que el Estado colombiano ha demostrado que entiende por protección de los derechos de sus ciudadanos, no más que OMISION DELIBERADA de sus responsabilidades, ACCION ENCUBIERTA para tapar el crimen cometido, TERGIVERSACION DE LA REALIDAD para garantizar la impunidad.

De las cenizas del “génesis”, la Creación en el Cacarica. Afrodescendientes, mestizos e indígenas en su Territorio afirmado su derecho a la Memoria y a la Justicia, al Territorio, a pesar del silencio, del olvido, del terror, 10 años de afirmación integral de derechos, 10 años de resistencia civil popular, 10 años de un proyecto de vida en la guerra, 10 años de solidaridades y hermanamientos, 10 años de construcción de alternativas a la impunidad y a la globalización del mercado.

En afirmación al derecho a la memoria, al derecho a exhumar, al derecho a enterrar. El 26 de febrero de 2007, los restos exhumados de MARINO, pudieron ser sepultados. Familiares, amigos y su comunidad afirmaron en derecho a enterrar, a velar a sus muertos, a llorar a su ser querido, a conmemorar desde las cenizas de la operación “Génesis” y desde la creación de un proyecto de vida basado en la Verdad, en la Libertad, en la Justicia, en la Solidaridad, en la Fraternidad y con ello construir Autodeterminación, Vida, Dignidad. Afirmación de la Memoria. Espacio de presentación pública de la COMISION ETICA INTERNACIONAL, propuesta nacida del intercambio de experiencias desde encuentros internacionales de victimas que en todo el continente afirman sus derechos en la guerra, desde la Red de Alternativas a la Impunidad y a la Globalización Excluyente. COMISION ETICA, como salvaguarda de la Memoria. COMISION ETICA hoy una propuesta del Movimiento de Victimas de Crímenes de Estado.

MARINO LOPEZ MENA… en la Memoria

MARINO LOPEZ MENA… Sin Olvido

Bogotá, D.C. Febrero 27 de 2009

Comisión Intereclesial de Justicia y Paz