Control territorial por paramilitares de las AGC en Territorios Colectivos de Curvaradó, Jiguamiandó y Pedeguita Mancilla, despojo de tierras y riesgo de la integridad de las comunidades del Consejo Mayor de Jiguamiandó por la senadora María Fernanda Cabal

Nuestra Constancia Histórica y Censura Ética ante la consolidación de las operaciones criminales de tipo paramilitar que bajo la etiqueta de las AGC se perpetúan por la ineficacia, inacción, tolerancia e incapacidad estratégica de la Fuerza Pública en Territorios Colectivos de comunidades negras y resguardos indígenas en Jiguamiandó, Curbaradó, Pedeguita Mancilla, La Larga Tumaradó, con mayor intensidad y cualificación en el terror vía control social territorial desde 2016 hasta hoy con el pretexto de operaciones contra el ELN;  bajo estas se ocultan mecanismos de despojo para desvirtuar las disposiciones legales de territorios comunales y permitir una nueva fase de desarrollo empresarial agroindustrial (coca, teka, piña, banano, ganadero), y extractivo (minero y petrolero) excluyente y destructor en lo social, étnico y ambiental de proyectos de vida diferentes y contradictorios a los de sectores poderosísimos que combinan negocios legales e ilegales y usan las fachadas de legalidad para la ilegalidad.

Bogotá D.C., 5 de junio de 2019

Al contestar favor citar E-COO – 211 – 2019

IVÁN DUQUE MÁRQUEZ

Presidente de la República de Colombia

MARTHA LUCÍA RAMÍREZ BLANCO

Vicepresidenta de la República de Colombia

NANCY PATRICIA GUTIÉRREZ

Ministra del Interior

CARLOS HOLMES TRUJILLO GARCÍA

Ministro de Relaciones Exteriores

GLORIA MARÍA BORRERO

Ministra de Justicia

RICARDO JOSÉ LOZANO PICÓN

Ministro de Ambiente

MYRIAM MARTÍNEZ CÁRDENAS

Directora Agencia Nacional de Tierras

EMILIO ARCHILA

Alto Consejero para la estabilización

FRANCISCO BARBOSA

Alto Consejero para los Asuntos Internacionales y Derechos Humanos

MIGUEL ANTONIO CEBALLOS

Alto Comisionado para la Paz

FABIO ESPITIA GARZÓN

Fiscal General de la Nación (E)

FERNANDO CARRILLO FLÓREZ

Procurador General de la Nación

CARLOS ALFONSO NEGRET MOSQUERA

Defensor Nacional del Pueblo

Ref.: Presencia y control territorial por paramilitares de las AGC en Territorios Colectivos de Curvaradó, Jiguamiandó y Pedeguita Mancilla, despojo de tierras y riesgo de la integridad de las comunidades del Consejo Mayor de Jiguamiandó por la senadora María Fernanda Cabal

Estén, pues, firmes, ceñidos sus lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calcen sus pies con el apresto del evangelio de la paz. Efesios 6, 15.

Nuestra Constancia Histórica y Censura Ética ante la consolidación de las operaciones criminales de tipo paramilitar que bajo la etiqueta de las AGC se perpetúan por la ineficacia, inacción, tolerancia e incapacidad estratégica de la Fuerza Pública en Territorios Colectivos de comunidades negras y resguardos indígenas en Jiguamiandó, Curbaradó, Pedeguita Mancilla, La Larga Tumaradó, con mayor intensidad y cualificación en el terror vía control social territorial desde 2016 hasta hoy con el pretexto de operaciones contra el ELN;  bajo estas se ocultan mecanismos de despojo para desvirtuar las disposiciones legales de territorios comunales y permitir una nueva fase de desarrollo empresarial agroindustrial (coca, teka, piña, banano, ganadero), y extractivo (minero y petrolero) excluyente y destructor en lo social, étnico y ambiental de proyectos de vida diferentes y contradictorios a los de sectores poderosísimos que combinan negocios legales e ilegales y usan las fachadas de legalidad para la ilegalidad.

Nuestra Constancia Histórica ante el abuso de poder de  la senadora MARÍA FERNANDA CABAL que induce a responsabilizar a la junta del Consejo Comunitario del río Jiguamiandó y su reconocido líder MANUEL DENIS BLANDÓN, de asociación con actuaciones que legitimarían atentados contra la vida e integridad de DANILO MURILLO, así como, de las falsas acusaciones contra organismos de derechos humanos como nuestra Comisión de Justicia y Paz (J&P), responsabilizándonos de actuaciones contra la Constitución y la ley, desviando la responsabilidad estatal y empresarial en la comisión de Crímenes de Lesa Humanidad, Crímenes de Guerra, y su eventual relación con sectores empresariales interesados en los Territorios Colectivos que han actuado contra derecho, y su intervención política electoral con estos intereses que ocultan, desconocen y tergiversan gravísimas y sistemáticas violaciones de Derechos Humanos y Derecho Humanitario, y Derechos Ambientales, que han padecido los habitantes tradicionales de estos territorios.

Nuestra Constancia Histórica ante la nueva arremetida de tipo paramilitar con ataques violentos, psicológicos contra la población de manera permanente en los entornos de las Zonas Humanitarias y Zonas de Biodiversidad, Resguardo Humanitario So Bia Drua Alto Guayabal, Resguardo Nuevo Cañaveral y Uradá imposibilitando su libre movilidad, su libertad de expresión, de asociación y pensamiento en vías carreteables y territorios donde existe una presencia policial y militar permanente.

Nuestra Constancia Histórica y Censura Ética ante las actuaciones que se están realizando en contra de miembros de las comunidades indígenas de Urada Jiguamiandó, buscando asesinar a quienes coordinan actividades de autoprotección, por medio de la Guardia Indígena y a los líderes de la comunidad.

Nuestra Constancia Histórica y Censura Ética ante la vulneración de múltiples derechos contra ARNEY CASTELLANOS, por parte, de efectivos del Ejército Nacional del Batallón Selva 54 adscritos a la Brigada XVII, quienes lo retuvieron de manera ilegal e irregular, mal tratado física y psicológicamente, durante 24 horas, y presionado a firmar documentos sin su libertad y consentimiento.

Nuestra Constancia Histórica ante la continuidad de las amenazas de muerte contra el líder y reclamante de tierras ENRIQUE CABEZAS y los líderes y lideresas sociales que son hostigados para obligarlos a desistir de su labor sobre la defensa del territorio y la vida de las comunidades y ante la incapacidad estatal para proteger a los líderes de las comunidades indígenas que a través de sus guardias han hallado estrategias para hacer frente a paramilitares de las AGC.

Nuestra Constancia Histórica y Censura Ética ante las actuaciones del ELN en su modelo de guerra de guerrillas que han usado bienes de movilidad de la población contra su voluntad y han hostigado e intimidado a comunidades Embera que se les han opuesto infringiendo gravemente el Derecho Humanitario al usar a la fuerza bienes de uso exclusivo de la población civil.

Ante ustedes la fundamentación fáctica de nuestra Constancia Histórica y Censura Ética

* Martes 12 de febrero en horas de la mañana LIDIA LUZ DURANGO interpuso ante el Juzgado Promiscuo del Circuito de Riosucio, Chocó, una acción de tutela por medio de nuestra Comisión de Justicia y Paz contra el Consejo Comunitario de Curbaradó, por las acciones contra derecho de las comunidades realizadas por el representante legal del Consejo Comunitario de Curbaradó GERMAN MARMOLEJO y por el presidente del Consejo Mayor EVER RENTERÍA.

* Miércoles 13 de febrero en horas de la mañana a la Zona de Biodiversidad La Esmeralda, Territorio Colectivo de Curbaradó, ingresaron personas ajenas al territorio, instalaron un transformador de 15 KW, que dio energía a 8 viviendas invasoras en la propiedad de la familia DURANGO.

* Jueves 14 de febrero hacia las 12:00 p.m. en la Zona de Biodiversidad la Esmeralda, se hizo una reunión entre EVER RENTERÍA presidente del Consejo Mayor de la Cuenca del Curbaradó junto a las familias invasoras. Les indicó el proceso de invasión por el que generarían legitimidad de la propiedad, ordenó la construcción de una escuela.  Desde entonces se inició trabajos de construcción.

* Viernes 15 de febrero a las 2:00 p.m. a la Zona de Biodiversidad La Esmeralda, Territorio Colectivo de Curbaradó al predio de la familia DURANGO, llegó el presidente del Consejo Mayor de Curbaradó, EVER RENTERÍA, donde inspeccionó el proyecto invasor que acordó con las 8 familias que invadieron desde el martes 13 de febrero.

* Viernes 15 de febrero a las 10:00 p.m. ingresaron a los caseríos de Llano Rico y Pipón Bracito, Territorio Colectivo de Curbaradó, 25 paramilitares de las AGC con armas largas y vestidos de camuflado. Se movilizaron a pocos metros de la base militar de Llano Rico.

* Sábado 16 de febrero a las 9:45 p.m. pobladores del caserío el Tesoro, Territorio Colectivo de Curbaradó, informaron que 20 unidades paramilitares de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, AGC, hicieron presencia en el caserío.

Días atrás los AGC ingresaron a la comunidad vestidos de civil y con armas cortas. Manifestaron que los líderes de restitución de tierras y sus acompañantes (Refiriéndose a J&P) eran aliados del ELN.

* Viernes 8 de marzo en horas de la mañana a una de las casas de la Zona Humanitaria las Camelias, Territorio Colectivo de Curbaradó, ingresó un grupo de hombres de las AGC, armaos y vestidos de civil.

* Sábado 9 de marzo en horas de la tarde se realizó una reunión en la finca de Luis Mercado, en el Territorio Colectivo de Pedeguita y Mancilla, que fue presidida por el representante legal BALDOYNO MOSQUERA, junto a la directiva del Consejo Comunitario de la cuenca.

La reunión convoco a 14 personas de la familia MERCADO, pero excluyo al líder de restitución de tierras JORGE MERCADO. En ella se habló de los linderos que se establecerían sobre el predio de la familia MERCADO y el cercamiento de la Zona de Biodiversidad El Retorno, Madre Unión.

* Domingo 10 de marzo a eso de las 2:00 p.m., en el municipio de Chigorodó, dos hombres en una moto sin placa preguntaron a la comunidad por el líder social y de restitución ENRIQUE CABEZAS, según informaron a J&P, algunos pobladores.

Los hombres armados intimidaron a un conocido de la familia CABEZAS y le preguntaron por el lugar en dónde se encontraba el líder, y por los escoltas asignados para su protección.

Ante la falta de respuesta, los hombres se retiraron y pasaron por la zona en repetidas ocasiones en el barrio en donde ENRIQUE suele resguardarse.

Horas más tarde, de ese mismo día, conocimos la versión que entre las 5:30 p.m. y las 6:30 p.m., el conocido como “Alex Tejada” comandante de las AGC, indicó que ya habían citado a ENRIQUE CABEZAS en tres oportunidades y que no habían podido reunirse con él, pues tenían que confirmar si pertenecía al ELN.

Uno de los puntos abordados por las AGC es las razones por las cuales el líder de restitución ENRIQUE CABEZAS está queriendo “quitar” la tierra a personas de bien, entre ellas WILLIAM RAMÍREZ, ANTONIO LOPERA y DARÍO MONTOYA RINCÓN.

Agregó “Tejada” que empresarios ordenaban el asesinato de ENRIQUE CABEZAS y también por las denuncias que realizó a los paramilitares alias “J.J”, “Patotas” y el “Gringo”.

El paramilitar puntualizó que ENRIQUE era muy escurridizo y que, “andar con tres babosos (escoltas) y un carro blindado no lo iban a salvar”.

* Miércoles 13 de marzo sobre las 12:00 p.m. se inició la delimitación sobre la Zona de Biodiversidad El Retorno, Madre Unión, en el predio de la familia MERCADO, integrantes del Consejo Comunitaria de Pedeguita y Mancilla.

BALDOYNO MOSQUERA verificó el cercamiento e indicó que sólo se les entregarían 200 hectáreas de las 300 de las que son propietarios la familia MERCADO.

Adicionó que con la entrega y delimitación de la propiedad la familia MERCADO no tenía por qué ser acompañada por nuestra Comisión de Justicia y Paz. Este día personas ajenas al territorio tomaron puntos en la propiedad con un GPS.

El cercamiento se hizo sin consentimiento y sin mutuo acuerdo de la familia.

* Miércoles 13 de marzo en horas de la mañana la comunidad de Nueva Esperanza, Jiguamiandó, constató la destrucción de su sistema hídrico por paramilitares de las AGC. Fue destruida la estructura por la que baja el agua de la montaña hasta el lugar en el que se abastece la comunidad, por la obstrucción del afluente principal.

Con la acción se limitó el trabajo y la movilidad de los pobladores. El acueducto local no fue reparado por miedo a que paramilitares atentarán en contra de la comunidad.

* Jueves 14 de marzo a las 5:00 p.m. a la comunidad No Hay Como Dios, Territorio Colectivo de Curbaradó, entraron 60 paramilitares de las AGC, exigiendo reunirse con la comunidad, mientras el lugar era sobrevolado por un helicóptero.

En la reunión afirmaron que tenían control territorial y que su intención no era meterse con la población civil. Las unidades paramilitares se retiraron en dirección a la montañita en frente del caserío.

Antes del ingreso de los armados la población escuchó movimientos extraños y cortes de madera, como si estuvieran construyendo.

* Sábado 16 de marzo, BALDOYNO MOSQUERA representante legal del Territorio Colectivo de Pedeguita y Mancilla, citó a una reunión a los líderes y lideresas del territorio.

Allí anunció que a cada familia que se le devolviera la tierra y se les sustraería parte de la propiedad para un “proyecto”.

Luego de la reunión ingresó un grupo de personas de la Agencia de Desarrollo Rural, ADR, a georreferenciar el Territorio Colectivo.

Antes de finalizar la reunión, MOSQUERA reitero que nuestra Comisión de Justicia y Paz, no tenía nada que hacer en esta zona. Agregó que debían abstenerse de denunciarle y de evitar estar siendo asesorados por nuestra Comisión de Justicia y Paz, so pena de retaliaciones.

BALDOYNO sostuvo amenazantemente que, si los reclamantes decían algo a nuestra organización, él tendría que decirle “a esa gente” (entiéndase J&P) para impedir nuestra labor.

* Martes 19 de marzo a las 12:30 p.m. en el Consejo Menor de Caño Claro, Zona de Biodiversidad La Primavera,  se hizo una reunión entre el Consejo Mayor de Curbaradó, donde se habló de la entrega de tierras a la comunidad y el cobro de un porcentaje de tierra.

Según EVER RENTERÍA el Consejo y la junta directiva tenían el aval del Gobierno Nacional y de la Procuraduría General de la Nación para hacer la entrega de las tierras.

Expresó que tenía la autoridad para cobrar un porcentaje por la entrega de tierra en Caño Claro. Pidió 30 hectáreas a la Familia Martínez y que si se negaban les quitarían la finca.  La propiedad de la Familia Martínez es de 96 hectáreas, pero la familia se negó.

* Miércoles 20 de marzo en horas de la tarde se evidenció en el punto conocido como “la discoteca” la instalación de puntos paramilitares de las AGC en el planchón que comunica a Camelias con Brisas. Dos hombres se comunicaban telefónicamente, reportando la movilidad de los autos que pasaban por el lugar.

* Jueves 21 de marzo en la Zona de Biodiversidad El Retorno, La Madre Unión, Territorio Colectivo de Pedeguita y Mancilla, el cuestionado representante legal, BALDOYNO MOSQUERA, abrió trochas arbitrariamente y sin consentimiento de la familia MERCADO, integrante del consejo y habitantes de la propiedad tradicional.

El líder reclamante JORGE MERCADO fue intimidado por los acompañantes de MOSQUERA.

* Viernes 22 de marzo a eso de las 12.30 p.m., se verificó que BALDOYNO MOSQUERA, representante legal, pagó a un grupo de hombres foráneos la delimitación de tres hectáreas de tierra para quitarlas a la familia MERCADO, que son reconocidas como Zona de Biodiversidad en el Territorio Colectivo de Pedeguita y Mancilla.

* Viernes 22 de marzo desde las 9.00 a.m. en predios del Consejo Local de Pueblo Nuevo, Territorio Colectivo de Jiguamiandó, miembros de los paramilitares de las autodenominadas Autodefensas Gaitanistas de Colombia, AGC, hicieron presencia en el entorno de la Zona Humanitaria.

La mayoría del grupo se ubicó sobre el entorno de la Zona Humanitaria de Pueblo Nuevo. Siete ingresaron a eso de las 9:45 a.m. y se ubicaron alrededor de la escuela comunitaria, enviando mensajes permanentes que iban a buscar a los líderes y que iban a controlar la zona. Alguno de ellos manifestó que venían a apoyar a los empresarios de las minas, y que era mejor dejar de oponerse.

Después de media mañana de hacer presencia sobre la Zona Humanitaria Nueva Esperanza, Territorio Colectivo de Jiguamiandó, 50 paramilitares de las AGC que portaban armas largas y camuflados se encaminaron hacia Alto Guayabal. Adelante de este grupo, otro de unos 30 AGC, con armamento pesado, vestidos de camuflado, los cuales fueron vistos por organismos internacionales de los Estados Unidos y nacionales.

Fuentes gubernamentales indicaron que en el entorno de las Zonas Humanitarias de Nueva Esperanza y Pueblo Nuevo estaban unidades militares.

*Viernes 22 de marzo aproximadamente a las 2.00 p.m. otro de los grupos de los paramilitares de las AGC, cerca de, 40 hombres con camuflados y armas largas, que se identificaron como del Frente Carlos Vásquez de las AGC, en la vía que conduce de Puerto Lleras a Pueblo Nuevo, presionaron, intimidaron, observaron y hostigaron a los pobladores, expresando que estaban allí para quedarse en el territorio y que contaban con apoyo de los militares.  Manifestaron también que debían abstenerse de denunciar, pues se iban a enterar de quién los había denunciado a través de la ONG que les apoya, (J&P).

*Viernes 22 de marzo a eso de las 2:20 p.m., en el punto conocido como Búfalo, ubicado en la carretera que conduce de Pavarandó a Uradá-Jiguamiandó, distante a unos 25 minutos en carro, integrantes de organismos humanitarios fueron hostigados por uno de los llamados “puntos” de los paramilitares de las AGC, vestido de civil, con arma corta oculta y radio de comunicación a unos metros.

El “punto” salió de la casa de uno de los empresarios ganaderos, abordó a la guardia indígena de Nuevo Cañaveral y preguntó qué hacían los miembros de la misión humanitaria y los defensores de derechos humanos de J&P en el lugar.  Los indígenas sin dar respuesta a la pregunta procedieron a exigir respeto a su autonomía.

A las 5:30 p.m., miembros de la guardia indígena de Nuevo Cañaveral, identificaron a paramilitares de las AGC, vestidos de civil, y armas cortas, realizando rondas cerca al río Urada en frente del caserío.

* Viernes 22 de marzo a eso de las 5.15 p.m. en el Territorio Colectivo de Curbaradó, en la comunidad de El Cerrao, cerca de 30 integrantes de los paramilitares de las AGC, vestidos de camuflado con armas largas, vestidos de camuflado, amenazaron a sus habitantes, y les advirtieron que tenían control territorial y que quién se atreviera a denunciar, sería asesinado. Les dijeron que debían guardar silencio y sin denunciar porque de lo contrario habría problemas.

Los paramilitares prohibieron a sus pobladores caminar o movilizarse después de las 7:00 p.m. o correrían riesgo de ser asesinados. La comunidad se opuso a la orden debido a sus prácticas religiosa nocturnas. Los armados flexibilizaron su posición cambiando la orden para ser cumplida desde las 8:00 p.m.

* Viernes 22 de marzo a eso de las 3.30 p.m. fue visto el cuerpo sin vida de un hombre a la entrada del caserío de Caucheras, municipio de Mutatá, Antioquia, lugar controlado por las AGC. El cuerpo del hombre se encontraba con las manos atadas a la espalda, boca abajo y con signos de tortura. (Imagen 1 y 2)

* Sábado 23 de marzo hacia las 11:20 p.m., la guardia indígena de Nuevo Cañaveral se percató de la presencia de varios paramilitares de las AGC vestidos de civil, con armas cortas que intentaron ingresar a la comunidad. Los Embera activaron el mecanismo de autoprotección con la Guardia Ambiental disuadiendo a los paramilitares que huyeron del lugar.

*Sábado 23 de marzo pasadas las 6:40 p.m., en el caserío de Puerto Lleras, Territorio Colectivo de Jiguamiandó, un grupo de aproximadamente 30 paramilitares de las AGC se dispersó entre la población.

Minutos después unidades del Batallón Selva 54 ingresaron a caserío, y también algunos de ellos estaban muy cercanos de los AGC. Luego de algunos minutos, y mientras la población observó una cierta camaradería de algunos efectivos regulares con los irregulares, se inició una breve actuación armada con tiros sobre los techos de siete viviendas de los pobladores, que averió muebles menores y un motor 15. (Imagen 3- 5)

Minutos después se escuchó sobrevolar un helicóptero por la zona.

El grupo de las AGC que se encontraba en Puerto Lleras se trasladó hacia el caserío de Uradá, Territorio Colectivo de Jiguamiandó, ingresando hacia las 7:55 p.m. A esa hora se evidenció un grupo de aproximadamente 45 hombres fuertemente armados del grupo paramilitar de las AGC, vestidos de camuflado y con armas largas.

Sobre las 7:25 p.m. a la comunidad de El Hobo distante a 30 minutos de la Zona Humanitaria Nueva Esperanza, Territorio Colectivo de Jiguamiandó, ingresó un grupo indeterminado de efectivos de las AGC, vestidos de camuflado con armas largas en el punto conocido como Las Palomas.

* Domingo 24 de marzo a las 10:50 a.m., al resguardo de Nuevo Cañaveral, Territorio Colectivo de Jiguamiandó, ingresaron cinco paramilitares de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, AGC.

De estos, cuatro hombres portaban camuflados pixelados, armas largas, y uno estaba vestido de civil, con revolver y radios de comunicación. Los armados fueron abordados por la guardia Indígena.

La Guardia Ambiental rodeó a los paramilitares y los llevó al caserío para un diálogo sancionatorio dada sus actuaciones en las comunidades negras e indígenas de Jiguamiandó, Curbaradó, Pedeguita y Mancilla y la Larga Tumaradó.

Dos de los cinco paramilitares hablaron. Uno de ellos afirmó que llegaron por desconocimiento al territorio. El otro indicó ser desmovilizado de las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC, y manifestó que actúan juntamente con efectivos regulares. Agregó, que hacen presencia en toda Colombia, que son una organización fortalecida y apoyan a gente muy poderosa de Colombia.

A la 1:20 p.m., la guardia indígena terminó con el diálogo sancionatorio e informó a las autoridades locales y nacionales para que recogieran a los armados.

A pesar de las activaciones con todas las instituciones realizadas por diversos organismos humanitarios, entre ellos, nuestra organización, y la negativa de las autoridades de ir al punto conocido como Búfalo en donde la comunidad indígena los dejó ir. Se conoció que los militares argumentaron que desconocían el lugar, otra ausencia de garantías. Los AGC asumieron el compromiso de abstenerse a ingresar y violentar los territorios y las comunidades.

Horas más tarde, en Búfalo, lugar distante a 25 minutos en automotor de Pavarandó, se observó que la fachada de una casa con una pinta del mensaje: “Presente AGC” (Imagen 6)

Solamente hasta el viernes 29 de marzo, llegaron al Resguardo de Nuevo Cañaveral los militares.

* Lunes 25 de marzo desde este día y, hasta el miércoles 27 de marzo en el Territorio Colectivo de Jiguamiandó, 50 hombres con camuflados, armados y con brazaletes de las AGC, se ubicaron en frente de la propiedad del líder ambiental y de paz, MANUEL DENIS BLANDÓN.

* Martes 26 de marzo en horas de la tarde pobladores de la Zona Humanitaria de Pueblo Nuevo, Jiguamiandó, escucharon tiroteos entre Santa Fe de Churima y Caño Seco, al parecer por un contacto armado entre unidades del Ejército Nacional y el ELN.

Ver documento completo aquí:

e Coo 121 – Curba, Jigua, C… by on Scribd

Imagen: Archivo.

Leave a Reply