Yolanda Cerón

La Hermana Yolanda Cerón nació en Berruecos, Nariño, creció en el seno de una familia humilde. Estudió Ciencias de la Educación y Religión en la Universidad Mariana de Pasto, en 1992,a los 24 años ingresó a la Compañía de María Nuestra señora. 

Su trabajo inició a mediados de los años 80, con las comunidades Afro de Nariño enseñando en la Escuela de Salahonda, en el municipio de Francisco Pizarro; desde allí empezó a conocer la realidad Afro y se propuso luchar en contra de la pobreza y en especial en el tema de la falta de tierras encargándose de la titulación de 550 mil hectáreas. 

Desde su trabajo Pastoral Social de Tumaco acompañó a los Afrodescendientes de los Concejos Comunitarios de la ACAPA, del Alto Mira, Frontera, Rosario e Imbilpi Del Carmene, donde desarrolló un gran afecto hacia estas comunidades. Allí trabajaron juntos y juntas por la comprensión de sus derechos, el uso de Derechos de Petición y de Tutela para la defensa de ellos y sobre todo por el arraigo a la su cultura. 

El trabajo de la Hermana Yolanda de reunir a las comunidades y orientarlas para que se agruparan en una sola organización defendiendo sus territorios y costumbres, permitió la titulación de tierras baldías como territorios comunitarios en la Constitución Política de 1991.

La Hermana Yolanda junto con organizaciones no gubernamentales ayudaron a difundir la Ley 70 de 1993, que permitió que las comunidades étnicas iniciar el proceso de organización y de creación de consejos comunitarios. A partir de este acontecimiento Yolanda a través de talleres, y conferencias contribuyó para que los concejos comunitarios, la conservación de los recursos naturales, los proyectos productivos fueran los soportes económicos de los territorios colectivos. 

Además, denunció de manera contundente los abusos y violaciones de derechos humanos cometidas sistemáticamente contra la población de Tumaco, acciones que eran cometidas por agentes del Estado y por fuerzas paramilitares. Por estas y muchas más labores de educación y empoderamiento de las comunidades de base con las que trabajó, Yolanda Cerón fue asesinada un miércoles 19 de septiembre de 2001, a las 12:15 de la tarde.

Yolanda se encontraba frente a la iglesia La Merced, ubicada en el Parque Nariño de la ciudad de Tumaco, al salir de la sede de su trabajo acompañada de su sobrino fue asesinada por hombres de la estrategia militar encubierta de tipo paramilitar, tres impactos de bala cegaron la vida de esta pequeña mujer de corazón grande, inmensamente afro en medio de su ser mestizo.

Personas que estuvieron cercana a ella aseguran que la causa de su muerte, fueron las múltiples denuncias que hizo durante un Concejo Extraordinario de Seguridad en Tumaco, el 30 de Abril de 2001, denuncias sobre violaciones de derechos humanos que implican la responsabilidad por acción y omisión de Militares de la Brigada de Infantería N 2. 

Debido a la investigación del caso, se conoció que estas denuncias llegaron a Guillermo Pérez Alzate, alias “Pablo Sevillano” del Bloque Central Bolívar de las AUC, quien ordenó matar a la Hermana Yolanda Cerón después de leer las denuncias y acusarla de ser guerrillera del ELN. 

En materia de investigación Santos Martínez Cáceres, uno de los responsables materiales del asesinato, manifestó al Juzgado Segundo Especializado de Pasto estar en un grave estado de salud por lo que fue dejado en libertad. El segundo actor material, Jorge Enrique Ríos, estuvo en la cárcel de Palmira de allí se fugó luego de engañar a los guardias del centro penitenciario, mostrando una orden de libertad falsa. Sin embargo, en octubre de 2006 fue capturado nuevamente y llevado al centro especial de La Ceja, Antioquia y luego a la cárcel de Itagüí, en 2008 se dio una ruptura procesal puesto que se había acogido a sentencia anticipada. 

Santos Martínez y Jorge Ríos fueron paramilitares que actuaron bajo el mando de Guillermo Pérez Alzate, alias “Pablo Sevillano”, éste también estuvo preso en la cárcel de La Ceja, en la de Itagüí, y en el año 2006 se dictó medida de aseguramiento por los delitos de homicidio agravado y concierto para delinquir. En Julio de 2010, otros ex paramilitares confesaron el asesinato ante un Fiscal de justicia y paz, aún así no propiciaron más información de la que en la actualidad se tiene. Hasta el año 2014 se adjudicó al paramilitar Guillermo Pérez una sentencia de 8 años por el homicidio de la hermana Yolanda y otros crímenes. 

Ningún agente del Estado ha sido vinculado por el homicidio de y los paramilitares que han sido llamados a juicio se han acogido a la Ley de Justicia y Paz, manteniendo la impunidad.

A pesar de su vil asesinato las enseñanzas de Yolanda se convirtieron en semillas que otros líderes continuarán usando en la lucha por sus tierras. Yolanda sigue viva, su memoria, su historia hizo y hace parte de las luchas de las comunidades negras que ella acompañó. En su memoria el hecho más reciente fue el homenaje que realizó la periodista María Teresa Ronderos en el libro Guerras Recicladas en 2014. 

Yolanda Cerón Delgado en la Memoria.

Yolanda Cerón Delgado Sin Olvido

Leave a Reply