Intimidación Armada a pobladores de CAVIDA, amenazas a integrantes de la CIJP

Nuestra Constancia Histórica y Censura Ética ante la continuidad de operaciones paramilitares contra la vida e integridad, libre movilización de las comunidades afrocolombianas de Cacarica, asociadas en CAVIDA; la limitación en la posibilidad de promover, de proteger los derechos humanos por parte de nuestra organización de derechos humanos a estas familias de los consejos comunitarias y las operaciones empresariales extractivas madereras que desconocen los principios sobre derechos humanos y ambientales, los derechos fundamentales de las comunidades negras de Cacarica.


Bogotá, D.C. mayo 7 de 2013

JUAN MANUEL SANTOS
Presidente de la República de Colombia

ANGELINO GARZÓN
Vicepresidente de la República de Colombia

FERNANDO CARRILLO FLÓREZ
Ministro del Interior

MARÍA ANGELA HOLGUÍN
Ministra de Relaciones Exteriores

JUAN GABRIEL URIBE
Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible

RUTH STELLA CORREA
Ministra de la Justicia

EDUARDO MONTEALEGRE
Fiscal General de la Nación

ALEJANDRO ORDÓÑEZ
Procurador General de la Nación

JORGE ARMANDO OTÁLORA
Defensor Nacional del Pueblo

PAULA GAVIRIA
Directora de la Unidad de Víctimas

Ref: Intimidación Armada a pobladores de CAVIDA, amenazas de muerte y plan de asesinato del líder Marco Velásquez, restricciones y amenazas a integrantes de la Comisión de Justicia y Paz.

Nuestra Constancia Histórica ante la escandalosa operación paramilitar en medio, al lado, a pocos metros o enfrente de la fuerza pública lo que comprende la responsabilidad del Estado por acción, por omisión, comisión por omisión de la fuerza pública que opera sobre el río Atrato y los municipios de Turbo y Río Sucio.

Nuestra Constancia Histórica ante las operaciones devastadoras de una empresa cooperativa que desarrolla una operación extractiva con maquinaria de la empresa Maderas del Darién Pizano S.A y para suministrar materia prima de especies en vías de extinción como el cativo, sin consulta previa, sin plan de manejo ambiental y de mitigación adecuados, con obras que afectan al conjunto de las comunidades en comunidades del territorio colectivo, con daños ambientales y alimentarios irreparables, sedimentación del curso natural del río Peranchito e incumplimiento a compromisos con la comunidades.

Ante ustedes la fundamentación fáctica sobre los siguientes hechos, similares a lo que viene sucediendo desde hace 16 años contra las comunidades de Cacarica:

* Viernes 3 de mayo hacia las 5:00 am en el puerto de Turbo mientras se preparaba la embarcación tipo chalupa para desplazarse hacia la cuenca del rio Cacarica, fue vigilada por dos reconocidos paramilitares quienes siguieron de cerca a líderes de CAVIDA, entre ellos a MARCO VELÁSQUEZ

*Viernes 3 de mayo a eso de las 11: 45 a.m. en el caserío de Tumaradó, sobre el Atrato, paramilitares retuvieron la embarcación en la que se movilizaba el líder afrodescendiente MARCOS VELÁZQUEZ y otros integrantes de CAVIDA. Los paramilitares acusaron MARCOS de ser guerrillero, asegurándose que este se diera cuenta del falso mensaje. Integrantes de la comunidad cuestionaron las falsas acusaciones. Entre tanto, otros, paramilitares requisaron los bienes de supervivencia y la ropa de los integrantes de CAVIDA.

Los paramilitares enviaron el mensaje que iban a matar a MARCOS, que eso ya estaba decidido, a pesar de las afirmaciones de defensa de los integrantes de CAVIDA.

Tres minutos después, que los paramilitares les permitieran seguir su recorrido por el río Atrato, los integrantes de CAVIDA llegaron a la barcaza del batallón fluvial 16 que se encontraba diagonal a Tumaradó.

Los efectivos regulares solicitaron los documentos de cada uno de los integrantes de CAVIDA, algunos de los cuales se negaron a entregarlos ante la evidente complicidad y omisión con los paramilitares.

* Sábado 4 de mayo a eso de las 10:45 am en el caserío de La Honda,Cacarica, fueron retenidos por paramilitares dos miembros de CAVIDA, uno de los doce irregulares portaba en su mano un arma corta. Los afrodescendientes fueron interrogados sobre su lugar de procedencia y destino, después de unos minutos les permitieron seguir en dirección al municipio de Río Sucio.

*Sábado 4 de mayo hacia las 4:00 p.m. en el caserío La Honda, Cacarica, un paramilitar de un grupo de diez, que suelen encontrarse allí, ordenó detener la embarcación en la que se movilizaban los líderes de las comunidades de Cacarica CAVIDA, EMILTON OREJUELA y, EDILSON PALACIOS; los defensores de derechos humanos de nuestra Comisión de Justicia y Paz, JENNIFER VALENCIA, EDWIN MOSQUERA, ABILIO PEÑA y DANILO RUEDA, y dos observadores internacionales.

El paramilitar de tez negra, vestido con una pantaloneta y con un arma o radio de comunicaciones en su bolsillo, preguntó a los pasajeros hacia donde se dirigían. Segundos después de percatarse que había personas que no eran de las comunidades autorizó seguir el recorrido hacia Cacarica.

En horas de la mañana otra embarcación fue retenida por otro paramilitar en el mismo punto. El paramilitar portaba un arma corta y preguntó por el lugar de origen y destino.

De acuerdo con testigos, otros hombres se encontraban con armas en una casa que no se divisa a la distancia por los árboles y unas palmas.

* Lunes 6 de mayo a las 11:30 a.m. en el caserío La Honda en Cacarica, paramilitares ordenaron parar la embarcación en la que se movilizaban los líderes de CAVIDA LISEN MARÍA MARTÍNEZ HURTADO, JHON ALEXANDER IBARGUEN, GLORIA MOSQUERA PALACIOS, LUIS MARIO VELÁZQUEZ VALENCIA, AIDE PALACIOS COSSIO y los defensores de derechos humanos de nuestra Comisión de Justicia y Paz EDWIN MOSQUERA, JENNIFER VALENCIA, ABILIO PEÑA y DANILO RUEDA y dos observadores internacionales.

El mismo paramilitar que el sábado en horas de la tarde ordenó parar la embarcación, se encontraba no ya en pantaloneta, sino vestido con pantalón blanco, tenis y camisa negra y un morral negro. Muy cerca se encontraban otros dos, uno que se oculto en una casa y otro que se recostó sobre un árbol.

El paramilitar preguntó para dónde se dirigía la embarcación, y sus ocupantes expresaron que para Río Sucio.

Luego solicitó que lo llevaran. Pero se le manifestó que era una embarcación humanitaria. El hombre respondió estaba de civil. Al reiterarle que no era posible, expresó verbalmente su molestia en tono intimidante. Se le solicitó que repitiera su intimidación y se negó a hacerlo.

Segundos después realizó señales amenazantes a los integrantes de la embarcación.

En el caserío La Honda no se encontraba ninguna embarcación de la Infantería de Marina como lo habían asegurado 40 minutos antes efectivos de esta unidad militar en el punto conocido como Travesía.

Cinco minutos después del caserío La Honda se encontraba una embarcación de la Infantería de Marina que se encontraba en la mitad del río Atrato. Al preguntar sobre la situación de seguridad se les informó del hecho ocurrido en La Honda, minutos antes.

A las 11:11 a.m. fuentes oficiales informaron que el día sábado había presencia de la Infantería Marina en La Honda, lo que no corresponde a lo observado. Minutos después, expresaron, que el individuo no tenía antecedentes no fue trasladado a la inspección de Policía de Río Sucio por qué no hubo flagrancia, él sujeto no quiso que lo trasladaran y fue identificado en su oficio como pescador.

Sin embargo, todos los testimonios de las víctimas indican que el sujeto que obligó detener la embarcación es reconocido por la comunidad como miembro de la estructura paramilitar de las Autodefensas Urabeñas que ejerce presión en el sector extorsionando, controlando la movilidad de bienes y personas y amenazando.

* Martes 7 de mayo en horas de la mañana nuestra Comisión de Justicia y Paz fue informada de los graves daños ambientales, sociales ocasionados por la intervención de la empresa Centro de Producción y Comercialización Sostenible de Recursos Naturales del Atrato S.A.S (Ceprocenat) dentro del territorio colectivo de Cacarica.

La empresa que obra como facilitadora de la empresa Maderas del Darién Pizano S.A de manera inconsulta, sin estudios de impacto ambiental y social, sin planes de mitigación está generando afecciones irreparables.

Aunque la empresa se presentó como una Cooperativa desde hace más de un año, ingresó máquinas tipo excavadoras, movilizadoras para la canalización y desvío del rio Perancho y Peranchito; acciones de deforestación afectando especies en vía de extinción como el Cativo.

De acuerdo con trabajadores la maquinaria y beneficiaria de estas operaciones extractivas Maderas del Darién Pizano S.A.

La empresa ha incurrido en graves faltas a compromisos adquiridos con algunas familias y para sus operaciones extractivas ha afectado sin consentimiento a familias y consejos comunitarios que no han realizado ningún tipo de acuerdo.

Dentro de las afecciones que son señaladas por las comunidades se constatan: daños ambientales por la deforestación, de especies acuíferas, vegetales, aves; ausencia de información se desconoce la elaboración e implementación de los estudios de impactos socio-ambientales realizados por la empresa, los permisos y trámites realizados ante las autoridades ambientales para la transformación del uso del suelo y las estrategias de mitigación y reforestación inmediata que se implementaran para recuperar las especies afectadas, especialmente El Cativo especies en vía de extinción; operaciones paramilitares las comunidades son obligadas a pagar extorsiones, son retenidos y amenazas, mientras que la empresa tiene vía libre;actuaciones parcializadas del batallón fluvial mientras establecen restricciones para la movilización de madera extraída artesanalmente, la que realiza mecanizadamente la maquinaria de Maderas del Darién Pizano S.A, no tiene ninguna dificultad; canalización y sedimentación se ha transformado los cauces naturales de los ríos Perancho y Peranchito; transformaciones culturales en el uso tradicional de rio la intervención inconsulta no solo arroja consecuencias ambientales, impide el uso histórico y tradicional que las comunidades ancestrales han realizado, actividades de pesca para la subsistencia y la libertad de locomoción son impedidas por el daño generado en estos cuerpos de agua; privación del derecho a la alimentación, la reproducción de la especie y la cadena alimenticia natural de los ecosistemas de la zona; afecciones a mujeres, niños y niñas y adultos mayores el río como espacio vital de recreación se ven impedidas

[Se anexa solicitud de intervención

 >http://justiciaypazcolombia.com/IMG/pdf/solicitud_de_intervencion_por_danos_ambientales.pdf]

Ver anexo

Nuestra Censura Ética ante la ausencia de medidas eficaces para proteger la vida, la integridad y asegurar la libre movilidad de las y los integrantes de CAVIDA. Los afrocolombianos se encuentran sometidos a la presión, al control o restricción a su paso con bienes de supervivencia, a las amenazas de muerte por la operación paramilitar permanente en Tumaradó, La Honda, La Larga, hombres vestidos de civil y con armas cortas, y de manera regular en Palo Blanco y Travesía, así como en los municipios de Río Sucio y Turbo.

Nuestra Censura Ética ante las amenazas de muerte contra el líder Marco Velásquez proferida por paramilitares y un plan para asesinarle en respuesta a sus denuncias permanentes por las operaciones consentidas con la ineficacia del batallón fluvial 16 en el punto conocido como Tumaradó, amenazas que se han recrudecido desde su participación en reunión de trabajo en el anterior período de sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Nuestra Censura Ética ante la restricción y la ausencia de garantías para proteger y defender los derechos humanos y los derechos territoriales y ambientales por las operaciones paramilitares sobre el Atrato y la ausencia de actuaciones eficaces institucionales de prevención, entre ellas, las de investigación.

Nuestra Censura Ética ante la ausencia de investigaciones eficaces tendientes a esclarecer y sancionar estructuras armadas y beneficiarios empresariales que se han válido de la violencia, del terror, del engaño y de las necesidades de la gente para lograr sus propósitos injustos y contra natura en los predios colectivos.

Nuestra Censura Ética ante la ausencia de respuestas materiales sin dilación para esquemas individuales de líderes y lideresas y colectivas de CAVIDA, solicitadas desde el mes de diciembre para intentar persuadir y enfrentar la desbordada, injustificada operación paramilitar consentida por la fuerza pública.

Nuestra Censura Ética ante la ausencia de intervenciones adecuadas, con seguimiento, con eficacia por parte de entidades administrativas, ambientales y de la propia fuerza pública ante la barbara operación empresarial que desconoce derechos fundamentales de comunidades y ambientales, ecosistemas de gran fragilidad.

En conformidad con el artículo 23 de la Constitución Nacional y de acuerdo a sus competencias institucionales solicitamos se sirvan dar respuesta eficaz y por escrito a las siguientes preguntas:

1. ¿Qué acciones inmediatas, contundentes y eficaces se van a realizar para desarticular las estructuras paramilitares que ejercen presión en los sectores de Tumaradó, La Honda, La Larga, Turbo y Río Sucio? ¿En qué tiempo?

2. ¿Cuándo se dará respuesta concreta a las medidas materiales requeridas para la protección colectiva de las comunidades de Cacarica, asociadas en CAVIDA?

3. ¿Qué tipo de medidas preventivas para la protección y con carácter urgente para el líder MARCO VELÁSQUEZ?

4. ¿Qué medidas se van a adoptar para asegurar el derecho a recibir las acciones debidas, legales y legitimas de organizaciones humanitarias de derechos humanos nacionales e internacionales a CAVIDA?

5. ¿Qué acciones de tipo penal, administrativo y disciplinario se van a desarrollar de manera inmediata ante las omisiones de la unidades del batallón Fluvial de Infantería de Marina No. 16 que se encontraban a escasos metros del reten paramilitar ubicado en el caserío de Tumaradó el pasado viernes 3 de mayo?

6. ¿Qué acciones inmediatas se realizarán sanciones eventuales de tipo penal, administrativo, ambiental, de restitución y de indemnización del daño causado por la empresa Centro de Producción y Comercialización Sostenible de Recursos Naturales del Atrato S.A.S (Ceprocenat) por los graves daños ambientales generados en el territorio colectivo de Cacarica, ante la afectación a la vida e integridad de las comunidades ancestrales que depende de las aguas de los ríos Perancho y Peranchito para su subsistencia?

7. Ante los daños generados por la empresa Centro de Producción y Comercialización Sostenible de Recursos Naturales del Atrato S.A.S (Ceprocenat) ¿El gobierno nacional va a hacer obligatorio y vinculantes los principios rectores conocidos como Rugger y los principios FSC?

Con profunda preocupación,

Comisión Intereclesial de Justicia y Paz