Continúa grave afectación ambiental por parte de la empresa palmera Poligrow.

La continuidad y ampliación de la contaminación de desechos tóxicos por la inadecuada operación de la empresa Poligrow en predios que tienen irregularidades en su adquisición y que son reclamados legitimamente por desplazados, sigue su curso.

Pobladores de Mapiripán y trabajadores de la empresa Poligrow hicieron llegar las imágenes 1, 2, 3, 4, 5 y el vídeo 1, en los que se registran daños ambientales por el desbordamiento de una piscina donde la empresa almacena los desechos tóxicos (lixiviados) afectando la morichera que se encuentra en el entorno de la ocupación de mala fe de la palmera Poligrow.

This slideshow requires JavaScript.

 

De acuerdo con los denunciantes que temen represalias porque Poligrow ha despedido más de 50 trabajadores, la empresa cuenta con unos canales con los que traslada los líquidos contaminantes sin ningún tipo de impermeabilización. El solo contacto directo con el suelo contamina como lo registran las imágenes 6, 7, y 8, según los denunciantes en enero de éste año.

Agregan que la empresa Poligrow deja a disposición directa sobre el suelo los desechos provenientes del corozo y la palma, imágenes 9, 10 y 11 hecho que produce una gran contaminación en el suelo y el subsuelo. La contaminación se ha expandido a causa de las lluvias las que esparcen estas sustancias a las fuentes hídricas, como los morichales y los bosques de galería.

La afectación ambiental que está ocasionando la empresa Poligrow con el mal manejo de los desechos tóxicos en el municipio de Mapiripan demuestra la incapacidad empresarial para asumir sus responsabilidsdes ambientales, después de la medida sancionatoria de marzo de 2016.

Como se recordara la Resolución No PS-GJ 1.2.6.017-0186 de CORMACARENA, sancionó a la empresa Poligrow “Por infringir la prohibición establecida en el Articulo 2.2.3.2.20.5 del Decreto 1076 de 2015, al verter sin tratamiento las aguas residuales industriales provenientes de la operación de la planta extractora de aceite de palma y los lixiviados provenientes del área de compostaje al relicto de bosque de galería y morichales asociados a fuentes hídricas que existe en el predio denominado Macondo I y II, ya que no existe evaluación ni aprobación de los sistemas de tratamiento por parte de la Corporación”.

A la fecha la situación no ha cambiado y el Estado de Derecho es una simple decoración, la empresa hace y deshace.

Bogotá D.C, 07 de febrero de 2018

Comisión Intereclesial de Justicia y Paz