Río Atrato

CartAbierta 20 – Expresidente Uribe, tiempo de cambiar

Carta Abierta #20

Nosotras/os vivimos la crudeza de la política de seguridad democrática. Además de la escabrosa situación con ejecuciones extrajudiciales, se suman los montajes judiciales, la profundización de la estigmatización y señalamientos contra nuestros procesos comunitarios organizativos, todo para asegurar la inversión.

Todos estos hechos ocurrieron entre el 2002 y 2008, situaciones inenarrables en su totalidad se encuentran en la impunidad. Uno de los rostros más dolorosos trágicos y escabrosos que hoy reconoce la Jurisdicción Especial de Paz en los 6402 casos de personas que fueron ejecutadas extrajudicialmente.

Pero aún sabemos que son más ejecuciones extrajudiciales, hechos victimizantes en general, hay además fosas comunes, y todo esto en medio de un proceso de reingeniería del paramilitarismo debido al silenciamiento que se pretendió hacer de los ex mandos paramilitares y de los asesinatos de más de dos mil integrantes de las llamadas Autodefensas Unidas de Colombia AUC.

Invitamos al expresidente Álvaro Uribe Vélez, además de reconocer una situación real que ocurrió durante sus periodos de gobierno, a asumir las responsabilidades éticas que corresponden en un ejercicio de gobierno.

Más allá de las decisiones y esclarecimientos judiciales sobre los cuales hay deuda en la justicia ordinaria, esperamos que la Jurisdicción Especial de Paz logre esclarecer y sancionar a los responsables, ante lo que nuestra hoy que no son manzanas podridas.

El caso 003 nos revela la distorsión del ejercicio de la fuerza en un Estado formal de Derecho. Si queremos corregir el rumbo en nuestro país es necesario que esas verdades sean reconocidas y aceptadas, para que cambien las políticas.

Invitamos a todos los miembros de las fuerzas militares que han tenido diálogos extrajudiciales con nosotras y nosotros, a mantenerse firmes en la enunciación de la verdad, nuestras comunidades seguirán protegiéndoles y abogando ante la Jurisdicción Especial de Paz y ante la Comisión Ética Internacional de la Verdad, CEIV, para la protección de sus vidas, sus derechos y de los integrantes de sus familias. Seguiremos a su lado construyendo los TOAR.

Saludamos a todos los militares que nos han manifestado su objeción a las órdenes y prácticas que se han realizado contra los derechos humanos a nombre de la doctrina de la seguridad nacional, DSN.

Respaldamos a las organizaciones de derechos humanos y en particular a quienes nos representan frente a la estigmatización pública que ha hecho el expresidente Uribe.

Invitamos al general Zapateiro a que rectifique su infortunada comunicación en la cual hace veladamente señalamientos contra las víctimas y las organizaciones que promueven la defensa de los derechos humanos.

Entendemos que decir la verdad genere este tipo de reacciones, pero por lo menos les invitamos a que estas se hagan de manera privada y que luego de la rabia y la falsa ceguera, abran su pensamiento su corazón a una autocrítica, No todas las cosas ni las políticas, ni las practicas derivadas de esas políticas de seguridad nacional han derivado en democracia profunda por el contrario ha sido lo contrario en el desprestigio de las propias fuerzas militares.

Este deterioro ha traído grandes consecuencias para nuestro presente, pues no conocemos un Estado de Derecho sino de hecho, sin restablecer las confianzas, hasta tanto no se hable y se reconozca la verdad, que hoy siguen empeñados en ocultar, no haremos un nuevo país.

Leave a Reply