A la vista de todas y todos en el Curvaradó, la ilegalidad

Allí en el Curvaradó y en el Jiguamiandó a la vista de todas y de todos se perciben las pretensiones de la seguridad democrática, lo que se llama la fase de Consolidación de la Seguridad Democrática o Control Social Territorial o lo que se simula con las palabras “Estado Comunitario”.


Efectivamente a la vista de todo el mundo se percibe el control militar institucional y paramilitar con los agronegocios de la palma, de la extracción maderera, y de la ganadería extensiva y como ya se proyecta en el Jiguamiandó a través de la empresa Muriel MIning Corporation en un acuerdo de riesgo compartido con la Rio Tinto, ese modelo de desarrollo” asegurado en la impunidad, en los crímenes de lesa humanidad, en el despojo y la legalización de la ilegalidad.

Eso mismo que hoy se experimenta en comunidades negras, mestizas e indígenas, observado por Claudia López, en este sector del Bajo Atrato, se reproduce en el Cacarica con el banano, el plátano y la proyección de la palma y las operaciones extractivas del arracacho.

Ahi se desarrolla el modelo de “Estado Comunitario” de la Seguridad “Democrática”, víctimas sin sus derechos, victimarios posesionados, posicionados, usufructuando la riqueza de mala fe y mal habida, y proyectado sus nuevas inversiones, colocando a las víctimas en el rol de mendigos, cuando no de peones.

Adjunto artículo de Claudia López en El Tiempo, la Consolidación de la Seguridad Democrática

http://[justiciaypazcolombia.com/La-consolidacion-de-la-seguridad

 >http://justiciaypazcolombia.com/La-consolidacion-de-la-seguridad]

Bogotá, D,C. 2 de junio de 2009

COMISION INTERECLESIAL DE JUSTICIA Y PAZ