Juana Bautista Ángulo Hinestroza

Aquel 14 de abril del 2001 sigue vivo entre generaciones, en la lucha contra la impunidad, el asesinato, al abuso múltiple de Juana Bautista Angulo Hinestroza sigue conmocionando. 
Por su condición de retardo mental, el miedo a la oscuridad, y a la corriente del Río Naya,  no se embarcó con la totalidad de la comunidad en el momento del desplazamiento. A pesar de los intentos para que ella se subiera a la nave de madera ella prefirió esperar oculta en su casa al regreso de su familia y su comunidad, nadie se podía imaginar que los victimarios pudieran abusar tan absurdamente de su poder. 
Días después, al regresar al caserío de Cascajito, la comunidad de afronnayeros encontraron que los paramilitares del Bloque Calima con su invasión apoyada por la Brigada III y financiando por empresarios y auspiciada por políticos, encontraron a Juana con sus prendas de vestir rasgadas, boca abajo sin vida. Una pequeña corriente de agua cruzaba su cuerpo sin vida, quizás arrastrando el llanto del territorio, de los afrocolombianos, el de Juana y el de  mil familias desplazadas.
A pesar de las exigencias en el marco de la justicia ordinaria, y de la Ley 975, a pesar de que exista una Ley de Víctimas, de Restitución de Tierras y el Gobierno Nacional hable de voluntad para  lograr paz, la construcción de la memoria colectiva ha dado sentido al arraigo, a la posibilidad de la paz con justicia socioambiental.
Ha sido en memoria de Juana y del desplazamiento forzado que las comunidades se han negado a las operaciones empresariales mineras, las han expulsado de su territorio, ha sido su conciencia la que ha ido planteando alternativas a las siembras de coca siendo desoídos por los gobiernos.
En la Ley 975 las versiones de los paramilitares dan indicios de otros responsables que se ocultan tras el paramilitarismo, pero la llamada justicia en Colombia, nada ha investigado. Los famosos máximos responsables no existen, no aparecen, pero las víctimas saben que viven con mucha riqueza, con mucho poder político, económico y militar.
En la memoria de Juana y de su desplazamiento, se arraigan, se ríen, festejan y viven en su Naya, en sus aguas, en casas labradas con amor. 
Juana Bautista Angulo Hinestroza en la Memoria 
Juana Bautista Angulo Hinestroza Sin Olvido 
Comisión Intereclesial de Justicia y Paz

Leave a Reply