Carta Abierta 7 – Invitación a la Segunda Marquetalia FARC a dialogar sobre asuntos humanitarios y paz

27 de junio de 2020

#SomosGénesis

Seguimos construyendo paz en los territorios

CARTA ABIERTA 7 – Invitación a dialogar sobre asuntos humanitarios y paz

Segunda Marquetalia FARC, 

Un saludo en memoria de nuestros padres torturados, asesinados, desaparecidos, desplazados, injustamente judicializados, despojados les escribimos desde ese algo que todos tenemos en común el ser hijos e hijas, del amor de nuestro padre y nuestra madre, en esta patria llamada Colombia en alguna de las porciones de esta nuestra madre tierra. Recordamos a nuestros últimos asesinados con los que compartimos en red de apuestas: Mario Castaño y Hernán Bedoya. También hoy honramos a los más de 765 líderes (as) asesinados. La lista es larguísima y un dolor profundo a quienes llevamos en el corazón de nuestra decisión una democracia sin violencia, una democracia en paz con justicia socio ambiental.

Saludamos a sus comandantes, a todas y cada uno de los integrantes de sus fuerzas. También les escribimos en nombre de los integrantes de sus fuerzas muertos en las múltiples violencias desde hace 70 años. Sabemos también que la mayoría de sus integrantes son personas que nacieron en las zonas rurales o marginales urbanas por lo que creemos que comprenderán el sentido de nuestra carta.

Somos conscientes que la pandemia les ha posibilitado a muchas de sus fuerzas consolidar su poder territorial y su control social. Y nadie está exento de ser contagiados. Estamos en la misma condición humana. En estos más de 100 días de pandemia reconocemos que sus operaciones armadas han afectado nuestros planes y proyectos de vida que como ustedes saben, se basan en el diálogo que nace del corazón, que expresa sentimientos e ideas, en los que queremos mostrar que es posible un país de respeto a la vida, a las libertades, a la protección de las fuentes de vida (aguas, bosques, animales), un país de todas y para todas, sin excepción de clase, de género, de etnia.

Comprendemos que algunos de ustedes están en armas por querer cambiar la sociedad; otros, armados por defender el orden de este tipo de democracia. Otras están en armas para combatir como aliados a sus enemigos militares porque son afines a unos proyectos de sociedad. Otros están en armas porque los responsables de cumplir con lo pactado, incumplieron, mintieron o los engañaron. Otros porque no hay más forma de empleo ni de educación donde no hay escuelas ni el trabajo es pagado. Otros están allí porque desearon escapar a las familias en donde se carece de afecto. Otros por las afecciones que generan las violencias pasadas, por los deseos de venganza, por los dolores sin curar, y otros para proteger o asegurar riquezas a otros que acumulan riqueza. En fin, nuestras comunidades creemos que todos ustedes pueden reconocer y aceptar que creen que su lugar en las armas es el lugar que les corresponde para afirmar su sentir y su pensar. Ustedes están allí con los propios dolores del alma, de la patria y de la vida. Nuestras comunidades comprenden esa condición.

Nosotros también asumimos nuestros dolores, las injusticias que hemos cometido y las que han cometido contra nosotros buscando la paz interna, familiar, colectiva, resolviendo las contradicciones en el diálogo y rectificando lo que rompe el equilibrio.

Si ustedes comprenden que nosotros tenemos un proyecto de vida, permitan que este siga existiendo sin usar su fuerza contra nosotros. Ni somos combatientes ni queremos serlo. Somos amantes de la vida sin las armas. Amantes del derecho a la justicia sin las armas. Somos amantes de la democracia sin la exclusión-

Les reiteramos a cada uno de ustedes y sus mandos, que este tiempo de pandemia es único para repensar nuestras vidas, y la posibilidad que construyamos otro país. Paremos ese dolor innecesario de la violencia y construyamos lo nuevo. Encontrémonos con lo humano, ustedes hijos y quizás padres, como nosotros. Heredemos un presente y futuro distinto.

Les invitamos como medida humanitaria que adopten decisiones para prevenir la ampliación del contagio a su interior adoptando todos los elementos básicos de bio protección. Les solicitamos abstenerse de ingresar a nuestros caseríos, lugares de habitación, en donde vivimos ya agrupados y donde hemos tomado nuestras medidas de bioprotección para evitar ser contagiados.

Hoy honrando a sus padres vivos y también a los que ya no están, les reiteramos a contemplar un Acuerdo Humanitario Global por COVID 19 , basados en la ética de la vida y el derecho a la paz contemplado en el artículo 22 de la Constitución Nacional. Para su conocimiento estamos compartiendo una carta en los mismos términos a todos los que están en armas con dos finalidades de diálogos concretos sobre:

  1. Respeto a nuestros múltiples y variados proyectos de vida.
  2. Y diálogos con cartas sobre salidas integrales al uso de la violencia y sus múltiples causas.

Atentos a su respuesta a todas nuestras comunicaciones a [email protected]

Comunidades de Autodeterminación, Vida, Dignidad, CAVIDA, Territorio Colectivo de Cacarica, (Chocó).

Asociación de Mujeres Desplazadas de Ríosucio, CLAMORES, (Chocó).

Cabildo Mayor Embera Resguardo Urada Jiguamiandó, CAMERUJ, (Chocó).

Consejo Mayor de comunidades afrodescendientes del Territorio Colectivo de Jiguamiandó (Chocó).

Resguardo Humanitario Juin Phubuur, Cacarica, (Chocó).

Resguardo Humanitario y Ambiental So Bia Drua, Territorio Colectivo de Jiguamiandó, (Chocó).

Resguardo de Chimiadó, Murindó, (Antioquia)

Zona de Biodiversidad Andalucía, Territorio Colectivo de Curbaradó, (Chocó).

Zona de Biodiversidad Caracolí, Territorio Colectivo de Curbaradó, (Chocó).

Zona de Biodiversidad Cariñito, Territorio Colectivo de Curbaradó, (Chocó).

Zona Humanitaria Argénito Díaz, Territorio Colectivo de Curbaradó, (Chocó).

Zona Humanitaria Camelias es Tesoro, Territorio Colectivo de Curbaradó, (Chocó).

Zona Humanitaria Caño Manso, Territorio Colectivo de Curbaradó, (Chocó).

Zona de Biodiversidad La Esmeralda, Localidad del Guamo, territorio colectivo del Curbaradó, (Chocó).

Zona Humanitaria Centro Jigua, Territorio Colectivo de Jiguamiandó, (Chocó).

Zona Humanitaria Costa Azul, Territorio Colectivo de Curbaradó, (Chocó).

Zona Humanitaria Nueva Esperanza, Territorio Colectivo de Jiguamiandó, (Chocó).

Zona de Biodiversidad Colectiva El Hobo, Territorio Colectivo de Jiguamiandó, (Choco).

Zona de Biodiversidad El Árbol del Pan, Territorio Colectivo La Larga Tumaradó, Chocó.

Zona de Biodiversidad El Paraíso, Territorio Colectivo de Curbaradó, (Chocó).

Zona de Biodiversidad El Retorno, Territorio Colectivo de Pedeguita y Mancilla, (Chocó).

Zona de Biodiversidad Isaac Tuberquia, Territorio Colectivo de Curbaradó, (Chocó).

Zona de Biodiversidad Los Robles, Territorio Colectivo de Curbaradó, (Chocó).

Zona de Biodiversidad La Esperanza, Familia Polo, Territorio Colectivo de Pedeguita y Mancilla, (Chocó).

Zona de Biodiversidad La Yuliana, Territorio Colectivo de Curbaradó, (Chocó).

Zona de Biodiversidad Mary Hernández, Territorio Colectivo de Pedeguita y Mancilla, (Chocó).

Zona de Biodiversidad Mi Tierra, Territorio Colectivo de Pedeguita y Mancilla, (Chocó).

Zona de Biodiversidad No Hay Como Dios, Territorio Colectivo de Curbaradó, (Chocó).

Zona Humanitaria Andalucía, Territorio Colectivo de Curbaradó, (Chocó).

Zona de Biodiversidad La Madre Unión, del Concejo Mayor de La Larga Tumaradó, (Chocó).

Zona de biodiversidad El Paraíso, Apartadocito, (Chocó).

Zona de Biodiversidad Hernán Bedoya, Territorio Colectivo de Pedeguita y Mancilla, (Chocó).

Asociación de víctimas de Inzá, “Sembradores de Paz”, (Cauca).

Familias afectadas por explotación minera en Galindez Patía, (Cauca).

Asociación de víctimas “Nueva Esperanza”, Argelia, familias beneficiarias de Medidas Cautelares de la CIDH, (Cauca).

Asociación Campesina de Monserrate, familias víctima de ejecución extrajudicial, La Plata, (Huila).

Consejo Comunitario de Cabeceras, Bajo San Juan, (Valle del Cauca).

Consejo Comunitario del Río Naya, (Valle del Cauca)

Espacio Humanitario Puente Nayero, Buenaventura, (Valle del Cauca)

Familiares desaparecidos del municipio La Sonora, Trujillo, (Valle del Cauca).

Resguardo Humanitario Santa Rosa de Guayacán, Calima, (Valle del Cauca).

Resguardo Wounaan del Río Pichimá Quebrada, Litoral San Juan, (Chocó).

Resguardo Humanitario y Biodiverso Unión Agua Clara, Bajo San Juan, (Valle del Cauca)

Zona Humanitaria y Ambiental San Pedro de Ingará, San José del Palmar, (Chocó).

Resguardo Naexal Lajt del pueblo Jiw, Mapiripán, (Meta).

Comunidad Civil de Vida y Paz – CIVIPAZ, El Castillo, (Meta).

ADISPA como organización representativa de las 24 Comunidades de la Zona de Reserva Campesina Perla Amazónica, (Putumayo):

Comunidad de Agualongo.

Comunidad de Bajo Cuembí.

Comunidad de Bajo Lorenzo.

Comunidad de Bajo Mansoyá.

Comunidad de Baldío

Comunidad de Belén.

Comunidad de Bocana de Cuembí.

Comunidad de Buen Samaritano.

Comunidad de Camios.

Comunidad de Angosturas.

Comunidad de Chufiyá.

Comunidad de Comandante.

Comunidad de Frontera.

Comunidad de Guadalupe.

Comunidad de Juvenil.

Comunidad de La Alea.

Comunidad de La Española.

Comunidad de La Piña.

Comunidad de La Rosa.

Comunidad de Puerto Playa.

Comunidad de San Salvador.

Comunidad de Sevilla.

Comunidad de Toaya.

Comunidad de Zamora.

Comité por la memoria del Movimiento Cívico de La Unión, (Antioquia).

Periódico Somos La Unión, (Antioquia).

Corporación La Tulpa Comunitaria (Antioquia).