Por la libertad de Carmelo Agamez

Carmelo_Agamez-2.jpg

Y continúan pasando los días, pasan las noches en medio de sus victimarios, se trata de CARMELO AGAMEZ, habita en tiempos de desvelo por el rostro de hierro de la democradura.

Ha pasado más un mes y continúa detenido injusta y arbitrariamente por un montaje judicial de los paramilitares o de sus beneficiarios.

Urgen sus carta de apoyo a Carmelo y las cartas de exigencia al Estado colombiano para que cese ese absurdo proceso judicial, parte de la persecución a un integrante del Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado


Lunes 15 de diciembre de 2008
Hace pocos días CARMELO escribía en este momento se hace necesario que el apoyo continúe con el mismo ahínco como hasta ahora se ha dado, espero que más organizaciones y personalidades a nivel nacional como internacional se vinculen a esta causa.

Por esa solidaridad que genera la opinión, reproducimos el texto de Iván Cepeda, publicada en el diario El Espectador, de hoy domingo, titulado: “La Venganza”.

La venganza

Por: Iván Cepeda Castro

CARMELO AGÁMEZ ES DEFENSOR DE derechos humanos y líder del Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado en San Onofre, Sucre. Su vida ha estado consagrada a denunciar los crímenes cometidos por los paramilitares y los políticos corruptos, como la ex congresista Muriel Benito Rebollo.

En la década de 1980 militó en la Unión Patriótica y por esa causa sufrió un atentado, la prisión y el exilio. Luego, como el resto de sus coterráneos, soportó los rigores del régimen de terror y esclavitud que se instauró bajo el mando del jefe local de las Auc, Rodrigo Mercado Peluffo, alias Cadena. Vio a muchos de sus amigos y vecinos ser llevados a la hacienda El Palmar, donde fueron torturados, asesinados y enterrados en fosas comunes, por órdenes de los jefes políticos del departamento. No obstante, a diferencia de muchos que se sometieron, Carmelo inició una resistencia silenciosa. Organizó a los campesinos a quienes les habían sido arrebatadas las tierras, contribuyó a formar a otros líderes y, cuando maduraron las condiciones, impulsó la revuelta que permitió romper el miedo colectivo. Su perseverancia consiguió conducir a la cárcel a algunos paramilitares y a varios políticos, entre quienes estaba el ex alcalde de San Onofre, Jorge Blanco, cuya candidatura a las elecciones locales había sido proclamada por alias Cadena en la gallera municipal.

Después de llevar a prisión a este personaje y de denunciar a su sucesor Édgar Benito Rebollo —hermano de la ex congresista socia de los paramilitares— comenzaron las amenazas y los hostigamientos contra quienes encabezaron la lucha de oposición al dominio paramilitar y mafioso. Apareció una “lista negra” con sus nombres. Por esa razón la Comisión Interamericana de Derechos Humanos solicitó al Gobierno colombiano medidas de protección para 16 miembros del Movimiento de Víctimas en Sucre. El 15 de noviembre de 2008, Carmelo Agámez fue detenido por la Fiscalía. De inmediato fue trasladado a la prisión La Vega, en Sincelejo. Actualmente se encuentra encarcelado compartiendo el patio de la penitenciaría con algunos de los jefes paramilitares y de los políticos que él acusó y ayudó a detener. Un fiscal de Sincelejo lo sindica de conspiración para cometer crímenes con los grupos paramilitares, los mismos de los cuales él ha sido víctima y ha combatido incansablemente. El proceso judicial está montado sobre una serie de irregularidades y sobre las acusaciones que hace la esposa del ex alcalde Blanco.

La vida de Carmelo Agámez corre peligro. De ello han sido advertidas reiteradamente las autoridades locales. El Movimiento de Víctimas ha solicitado su traslado a otro recinto penitenciario y su libertad inmediata.
Luego de haber cumplido penas irrisorias, comienzan a salir de las cárceles los políticos involucrados en alianzas con los paramilitares y en crímenes de lesa humanidad. Mientras tanto, los miembros de las asociaciones de víctimas van a prisión por medio de procesos judiciales arbitrarios. Es la venganza contra los líderes sociales que han encabezado la resistencia al régimen de delincuencia generalizada que impera. Se trata del mismo tipo de procedimiento que esta semana se aplicó contra Aida Quilcué, la dirigente del CRIC que tuvo la valentía de organizar la minga indígena y de interpelar al presidente Álvaro Uribe en una reunión pública. Su esposo fue asesinado por el Ejército Nacional en un operativo que buscaba eliminarla a ella

SOLICITUDES URGENTES

Dirigir sus comunicaciones al Fiscal General de la Nación MARIO IGUARAN ARANA, teléfono 5702000 extensión de Fax 2017 y al correo electrónico [email protected] solicitando, de acuerdo con sus facultades constitucionales y los reglamentos internos de control en el ente investigador, intervenir en la causa judicial que se sigue contra CARMELO AGAMEZ para que en debido proceso y sana lógica se ordene su libertad.

Al Fiscal RODOLFO MARTINEZ ordene la inmediata libertad de CARMELO obrando en derecho y en debido proceso ante la absurda decisión tomada. Teléfonos de la Fiscalía segunda especializada fax -5-2826827 -5-2826820. Número de radicado del proceso 80162.
Al procurador General de la Nación EDGARDO MAYA VILLAZON [email protected] Tel: (57 1) 3360011 intervenir a fin de que se evite daños irreparables a la vida e integridad personal de CARMELO AGAMEZ, que se encuentra detenido en el Patio Nro. 2 de la Cárcel de Sincelejo en el mismo lugar en donde se encuentran encarcelados los verdaderos paramilitares, que él y el Movice Sucre se han atrevido a denunciar.

Al Gobierno Nacional a través del Vicepresidente de la República, FRANCISCO SANTOS [email protected] Fax (57 1) 444 21 58 adoptar cuantas medidas sean necesarias para evitar daños irreparables a la vida e integridad personal de CARMELO AGAMEZ y su familia.

Y cartas de apoyo moral a CARMELO AGAMEZ [email protected]

Bogotá, D.C. Diciembre 21 de 2008

COMISION INTERECLESIAL DE JUSTICIA Y PAZ